lunes, 11 de febrero de 2008

Hadas Madrinas

En la oficina tenemos una amiga que se llama Elsita. Ella pertenece a una comunidad indígena en Otavalo. Y nos pidió a mí (Natita) y a Vero, que fuéramos madrinas de dos de sus sobrinos.

Fuimos a conocer a sus sobrinos, y quedamos de acuerdo con los compadres en la fecha.

Llegó el fin de semana, y tuvimos la catequesis con el padre, que fue el mayor acto de paciencia que hemos tenido.

Todos los vecinos están invitados a la celebración, y todos llevan algo. Así se juntaron pilas de bandejas de huevos, de sacos de papas, jabas de cerveza, bebidas, etc, etc…

La ceremonia estuvo linda. Con Vero nos negamos a vestirlos de marineritos como se acostumbra acá, y los vestimos con ropa clarita, se veían preciosos!!!!

Empezó la fiesta, y con Vero éramos las invitadas de honor, las estrellas de la fiesta, las más importantes. Por lo mismo nos dieron platos y platos de comida. De entrada, un plato hondo con papas, chochos, espinacas, tostado y arroz. Luego una cazuela de gallina con mil papas. Luego una colada de maíz, con papas, huevo duro, y un lindo cuy con todos sus dientes nadando en la colada. Para terminar un seco de gallina con un “chimborazo” de arroz (muuucho arroz). Por suerte, la tradición dice que tenemos que aceptar, pero luego podemos darle al resto.

Al día siguiente se baña con agua y pétalos blancos a los ahijados, y luego a los padres, a los abuelos, tíos abuelos, y ellos bañan también a las madrinas (pies, manos y cara). Luego se toma agüita de hierbas con pan.

La ceremonia es lindísima, creo que conseguimos estar conectadas a Ecuador por muuucho tiempo de una forma maravillosa, con estos dos angelitos, Alfonso y Michael, que Dios puso en nuestro camino.






1 comentario:

Roxana dijo...

LA NATALIA SE VE PRECIOSA, DULCE Y FELIZ